lunes, 29 de diciembre de 2014

Riéndose en ruso

Hay cosas realmente buenas e insospechadas de ser mamá (no todo iba a ser trabajo!) y una de ellas es que los hijos constantemente te enseñan lecciones de vida o... ¡dibujos animados que no conocías!

Así, por casualidad, mi hija chica nos descubrió las historias de la niñita y el oso, como ella las bautizó, pues el dibujo en cuestión está en ruso, sin traducción, y hasta hoy no entendemos ni una sola palabra.
Poco importa, porque mi hija se aprendió de memoria la canción de entrada, y todos damos francas carcajadas con sus aventuras.

¿Por qué lo cuento?
Porque, en algunos capítulos, la niñita le cuenta a sus muñecos historias tradicionales, ilustradas bellamente, al más puro estilo ruso.
No puedo darles nombres, ni muchos más detalles técnicos; pero si quieren tener un buen rato de pura diversión infantil, no se la pierdan!










No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada